N.R.S.: 47-C251-0128
info@galvanlobo.com
983 371 267

¿ Están mis encias enfermas?

¿ Están mis encias enfermas?

 Seguramente, alguna vez habéis oído hablar a alguien sobre los problemas de encías, y os preguntareis ¿me puede ocurrir a mi todo eso?

 Sabemos que hay gente que no sabe el problema que tiene,  porque lo desconoce, o porque la enfermedad no le ha provocado alteraciones visibles ni molestias que modifiquen sus hábitos diarios. Otras veces el paciente es consciente de  que tiene un problema en la boca  pero no va al dentista por miedo, por falta de tiempo o simplemente pereza. En cualquier caso la enfermedad de una forma callada pero constante va mermando su salud.

 

 

 

Lo más importante es poder prevenir, y la persona que mas veces y mas tiempo ve tu boca y por lo tanto el aspecto de tu encia eres TÚ. Empezaremos explicando cómo tiene que ser una encía sana para poder identificar posteriormente las que tienen el problema.

La encía forma parte del sistema de soporte del diente al hueso de los maxilares. Si está sana los dientes están firmemente sujetos, y podemos  masticar sin molestias cualquier tipo de alimento impidiendo que la comida se meta entre la encia  y el diente  pudiendo provocar infecciones y mal olor o halitosis

Una encia sana es aquella que se adapta a los dientes formando las papilas, tiene un color rosa claro, con aspecto punteado y, lo más importante, no sangra.

 

 

¿Están mis encías enfermas?

Si  ocurre algo de los siguiente puede que necesites tratamiento y seguro que necesitas una revisión odontológica:

Sangrado. Éste es un signo muy frecuente en la enfermedad periodontal y puede producirse de forma espontánea, durante el cepillado de dientes o al masticar.

Halitosis, puede haber mal sabor u olor bucal,

Enrojecimiento de las encías,

Retracción de la encia, retirandose y exponiendo la raiz del diente pareciendo que estos son mas largos.

Cambio de posición de los dientes se separan o se inclinan y los dientes empiezan a moverse.

Sensibilidad dental e incluso dolor .

 

Para saber la solución es necesario saber la causa. Lo más frecuente es que este problema lo causen las bacterias, en la boca existen más de 300 tipos diferentes y muchas de ellas son potencialmente lesivas para la encía. Estas bacterias se depositan sobre la superficie de los dientes y en la zona de la encía constituyendo la placa bacteriana. Cuando ésta crece sobrepasando un nivel es capaz de producir lesiones en los tejidos periodontales.

Pero ¿os habéis preguntado alguna vez si alguien de vuestro entorno tiene o ha tenido periodontitis o, lo que es lo mismo piorrea?

 La gravedad de las lesiones producidas depende de la susceptibilidad individual que es una característica genéticamente determinada.

Todo el mundo está expuesto a los gérmenes que habitan en la boca y que son imprescindibles para iniciar la digestión de los alimentos, por eso, el elemento fundamental para padecer enfermedad periodontal es la predisposición individual. Con frecuencia las personas que padecen periodontitis, sobre todo las formas más severas, encuentran problemas similares entre sus padres y/o hermanos, lo que habla del carácter hereditario.

 

 

 

Centro de preferencias de privacidad

    Necessary

    Advertising

    Analytics

    Other

    "Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y servicio durante la navegación. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies." Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar