N.R.S.: 47-C251-0128
info@galvanlobo.com
983 371 267

¡LA FELICIDAD DE MI EXPERIENCIA!

¡LA FELICIDAD DE MI EXPERIENCIA!

 Impacta la falta de higiene y de educación bucodental que tienen tanto los niños como los adultos, y es sorprendente cómo valoran nuestro   trabajo.

Es realmente increíble ver cómo personas que no tienen nada, venían con una “sonrisa” a que les tratases, no tienen miedo al dentista, entienden que les ayudamos con su salud, y los niños estaban encantados simplemente con un beso antes de irse!

 

 

Esa sonrisa de los Dominicanos al terminar el tratamiento, su mirada de agradecimiento, no se me olvidará nunca, y la satisfacción personal de haber ayudado a toda esa gente es inexplicable. Tras la experiencia, descubrí que un gracias, o una sonrisa podían llenar mi vida más que cualquier cosa material.

 

 Con todo esto intento transmitir que la prevención en la odontología forma un papel muy    importante: “más vale prevenir que curar”… dice el dicho.

 Es necesario acudir por lo menos una o dos veces al año a tu dentista para evitar sorpresas  inesperadas e ir cuidando poco a poco nuestra boca.

 

 

2 Comments

  1. Psicologo , on Ago 20, 2014 at 05:49 Responder

    Felicitaciones por la hermosa obra, un abrazo desde Chile

    • Cesar , on Jun 8, 2015 at 04:30 Responder

      EL articulo ofrcee una buena orientacion a las personas que lamentablemente no esten disfrutanto de una relacion efectiva entre estos y sus terapeutas. Y es muy importante que se pueda discernir la razon de su incomodidad, pues podria muy bien ser como resultado de la problematica por la cual le motivo el buscar ayuda profesional y que para nada tiene que ver el terapeuta.Otro detalle que debemos tomar en cuenta es la voluntariedad de las personas en la cual si en algun momento la dinamica de las sesiones terapeuticas toma un giro que no le es de su interes el aceptarla y se les ingenie el buscar un chivo expiatorio para asi, evadir su responsabilidad o inherencia en el tema tratado. Usualmente ocurre mucho en los adolescentes y especificamente entre las feminas cuando se encuentran institucionalizadas o de alguna manera comparten una clinica en especifico. Esa manipulacion puede a lo mejor serle util, al paciente o a la participante, pero expone al profesional viciosamente a una posicion que no es la correcta o la verdadera; y en ello va la imagen profesional de este.Entendemos que el participante tiene sus derechos y sus deberes, pero ello no le da el derecho a faltar el respeto a ninguna persona. Y entiendo que el abandonar la sesion sin explicar el motivo de ello, no es saludable para ninguna de las partes. Debemos ser aserttivos en nuestra manera de proceder y un profesional de la conducta faltaria si le sugiriese a un paritcipante a que si lo desea no ofrezca explicacion alguna, al momento de tomar la decision de abandonar las sesiones con ese terapeuta. Nos reafimamos con la realidad que se observada en toda persona y es que todo el mundo es libre de actuar y de pensar como asi entienda, pero es igual de relevante que se le advierta sobre toda consecuencia que se recibiran independientemente de las acciones tomadas. Uno tendra derecho, pero ello no nos da el derecho de ser irrespetuoso con nadie.Es tiempo que le demos el lugar a los profesionales de la conducta, como asi se les extiende a los participantes.Solo sugiero respetuosamente que se considere el retornar a los valores morales que enfatizan la armonia y la buena convivencia entre unos y otros. En una relacion profesional, ambos merecen el respeto y la consideracion. Es el mismo principio de una relacion de pareja.Respetuosamente,Dr. Ivan E. Alvarez Acosta