Hoy, 21 de marzo, es el día mundial del Síndrome de Down y queríamos aprovechar esta oportunidad para dedicarles un post especial.

Tenemos la suerte de contar en nuestra clínica dental en Valladolid con pacientes que son la alegría de la consulta y también colaboramos con la Fundación Personas (ASPRONA) enseñándoles técnicas de cuidados diarios orales. Así que hoy os queremos dar unas pautas para ayudar a los cuidadores de personas con síndrome de Down en la higiene oral diaria.

Como sabes, tienes que armarte de paciencia y adquirir una cierta destreza. Aunque los cuidados dentales no son siempre fáciles, sus resultados son siempre beneficiosos. Los problemas cardíacos y enfermedades de las encías son habituales en pacientes con síndrome de Down por lo que tener una boca libre de gérmenes es fundamental.

El cuidado dental de estos pacientes es tan importante como tomar las medicaciones y hacer ejercicio físico. Una boca saludable ayuda a comer bien, evita dolor y pérdida de dientes y, algo muy importante, sentirse bien con ellos mismos. Como decimos en nuestras charlas en la Fundación Personas “cuanto más te cuides tú menos te tengo que cuidar yo”.

Por ahora, te dejamos unas normas generales que te ayudarán en tu día a día.

Realizar el cepillado diariamente.

  • Ponte donde veas todos los dientes.
  • Usa un cepillo suave y en seco, sin pasta ni mojarlo y así eliminar la placa blanda. Si la persona a la que cuidas sabe escupir la segunda pasada mojaremos un poco el cepillo y colocaremos pasta del tamaño de un guisante.
  • Empieza por la parte superior derecha por las caras externas de los dientes barriendo de encía a diente y haciendo movimientos de vaivén, sigue por las caras internas y finalmente las caras de mordida realizando círculos. Haz lo mismo en la parte inferior de la boca, siguiendo siempre el mismo orden para no olvidarte de ninguna zona.
  • Por último cepilla la superficie de la lengua, te puedes ayudar de una gasa para sujetarla.
  • Si la persona a tu cuidado no puede o sabe escupir puedes mojar una gasa en colutorio y pasársela por los dientes y la lengua y así se quedará con mejor sabor de boca, a parte de que el producto pueda ayudar a evitar caries o a desinflamar encías.

Pasar la seda dental a diario.

Lleva trabajo y práctica. Coge 45 cm de largo y anuda en los dedos corazón y sujétalo con los pulgares e índices para introducirlo entre los dientes suavemente hasta llegar a la línea de la encía moviéndolo de arriba a abajo, haciéndolo con todos los dientes. Si te resulta más cómodo puedes usar adaptadores de seda como el de la foto.

La mejor manera para que los cuidados de la persona a la que cuidas sean eficaces es planificarlos de una forma individualizada.

Si necesitas nuestra ayuda contacta con nosotros enviándonos un email a recepcion@galvanlobo.com o llamándonos al teléfono 983 335 566 y concertar una cita para poder ayudarte en cada caso de una forma especial.