Cuando hablamos de equipamiento para los niños que practican deporte los cascos, las gafas protectoras y las rodilleras son una obviedad, sobre todo cuando practican deporte de contacto. Sin embargo, no es extraño que cuando hablamos con los padres sobre los protectores bucales pregunten si es realmente importante su uso.

La respuesta a esta pregunta siempre es la misma, sí, es tremendamente importante.  Los protectores bucales se colocan sobre la fila superior de dientes durante los deportes para ayudar a prevenir una lesión bucal.

Como los protectores bucales no son necesarios para todos los deportes, puede ser fácil olvidarlo, pero se estima que cada año se pierden más de tres millones de dientes en los deportes infantiles. Es posible que pienses que el hockey es el único deporte que hace que los padres acudan al dentista porque sí vean necesario su utilización, pero, si es así, estás equivocado.

Según la Asociación Dental de EE.UU gracias al uso de protectores bucales se previenen cada año más de 200.000 lesiones orales. Los protectores bucales ayudan a prevenir los dientes astillados, rotos y caídos. Protegen los labios, la lengua y la cara del niño y también ayudan a redistribuir las fuerzas de un golpe en la cabeza. Si bien un protector bucal no evitará una conmoción cerebral, puede reducir la gravedad de la lesión.

¿Quién debe usar protectores bucales?

Deben usar protectores bucales los niños de 6  a 12 años que participan en baloncesto, hockey, lacrosse, béisbol, fútbol, ​​y rugby y suelen ser los más afectados por la pérdida o daño de los dientes. También sería conveniente que lo hiciesen los niños que, aunque no participen en deportes de contacto, practiquen patinaje, ciclismo de montaña o escalada.

Mi hijo lleva ortodoncia, ¿puede utilizar un protector bucal?

Si tu hijo lleva brackets sí puede utilizar un protector bucal, de hecho, es conveniente porque puede ayudar a prevenir daños a los brackets y reducir el daño a los tejidos blandos tras un impacto.

¿Con qué frecuencia se deberían reemplazar los protectores bucales?

Lo ideal sería reemplazarlos después de cada temporada porque pueden desgastarse con el tiempo, haciéndolos menos efectivos. No olvides que la boca de los niños sigue creciendo por lo que se deben ir adaptando a su tamaño.

En Clínica Dental Galván Lobo diseñamos y fabricamos protectores bucales personalizados y únicos para cada niño o niña, utilizando materiales especiales que brindan la mayor comodidad y protección. Tomamos una impresión DIGITAL de los dientes del niño para posteriormente fabricar el protector bucal sobre la misma. Dado que son de ajuste personalizado, ASEGURAN una mayor comodidad y  mejor protección.  Un protector bucal eficaz debe ser cómodo, duradero, fácil de limpiar y que permita que el niño respire y hable sin esfuerzo.

Si tu hijo o hija necesita un protector bucal, ponte en contacto con nosotros para obtener más información y concertar una cita. Puedes hacerlo en el teléfono 983335566, en el whatsapp 620 101 070, o a través del correo electrónico info@galvanlobo.com.