El bruxismo es una parafunción que provoca el frote de los dientes o su apretamiento, por lo tanto es el uso de la boca y su dentición sin fines funcionales provocando un efecto destructivo.
A lo largo de la historia se ha ido modificando el concepto de esta “enfermedad”. En la actualidad se la considera un comportamiento del sueño relacionado con estados de tensión emocional y stress, y con la dificultad que presentan ciertos pacientes para respirar.

4 claves para identificar el bruxismo:

  1. Desgastes de los dientes.  Los dientes se desgastan de forma simétrica y horizontal, perdiendo las cúspides, exponiendo la dentina, los dientes se aplanan, la encia se inflama y se provocan retracciones en las encias y aumento de la sensibilidad de los dientes.
  2. Los músculos de la cara, cabeza y cuello estan sobrecargados, en algunos casos están abultados. principalmente los maseteros que están en la cara externa de la mandíbula donde este hueso forma un ángulo. En épocas de stress o de mucha actividad pueden generar dolor de cabeza, espalda, cuello y oído.
  3. Los tratamientos restauradores envejecen prematuramente, se rompen o se desprenden por un uso excesivo y con una fuerza descontrolada.
  4. El cuadro de bruxismo suele coincidir con otras alteraciones del sueño como es la apnea obstructiva del sueño, ronquidos, o síndrome de las piernas cansadas que es cuando la persona se mueve mucho dormida.
El bruxismo tiene su origen en el sistema nervioso central y, hoy por hoy, es un problema que aún no tiene una solución definitiva. Podemos tratar de evitar los efectos adversos que tiene sobre los dientes en encías, músculos y la articulación que mueve la boca (ATM). Para ello podemos colocar una placa de descarga, que es un aparato de plástico que se coloca en una de las dos arcadas y que absorbe las fuerzas que se realizan con la boca, deformándose o creándose rayas de desgaste. Para un correcto tratamiento es necesario ajustarla periódicamente.
En épocas de stress o de mucha actividad pueden generar dolor de cabeza, espalda, cuello y oído.
En nuestros centros ofrezcemos un enfoque multidisciplinar para tratar el bruxismo combinando los tratamientos odontologicos con fisioterapia.

2 comentarios de “Bruxismo, un hábito que destruye la dentición.

  1. Isabel dice:

    Supongo que has querido decir “síndrome de piernas inquietas”. Interesante resumen. Estaría bien saber si las férulas son sólo para bruxismos periféricos (movimientos laterales) o si también son eficaces en bruxismos centrales (cerrar la mandíbula con fuerza). Un saludo.

    • Guillermo dice:

      Hola Isabel gracias por tu comentario y acertadas puntualizaciones.
      Si efectivamente el síndrome de piernas cansadas o inquietas es lo mismo, como tu bien sabes, personas que no dejan de mover las piernas durante el sueño.
      Las férulas o placas son efectivas en ambos casos ya que lo único que se pretende y se puede conseguir es disminuir las consecuencias de la sobrecarga de fuerza o fricción sobre los dientes y sus tejidos de soporte. En los casos de “bruxismo céntrico” habría que realizar diagnóstico diferencial con una disfunción oclusal posterior causada por un a falta de eficacia del sistema masticador por un mal engranaje de los sectores posteriores “molares y premolares”.

Los comentarios están cerrados.