Uno de los problemas más frecuentes y que puede afectar a mujeres y hombres, adultos y niños, son los trastornos respiratorios durante el sueño. El más grave es la apnea obstructiva del sueño por el cual se interrumpe la respiración durante unos segundos, alterándose la oxigenación de todo el cuerpo, generando microdespertares o despertares que generan fragmentación del sueño.
Ello puede influir en nuestro estado metabólico, cardiovascular, emocional y rendimiento intelectual. La apnea favorece la obesidad, la somnolencia diurna, la hiperactividad infantil y el desarrollo de enfermedades como el reflujo gástrico, el bruxismo e incluso el cancer.

¿Qué es el Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS)?

Es un problema respiratorio durante el sueño provocado por el colapso de las vías aéreas superiores, es decir desde las fosas nasales hasta la laringe. Durante el sueño se produce un cierre intermitente de este espacio, dificultando e incluso impidiendo momentáneamente el paso de aire, lo que provoca que disminuya la cantidad de oxigeno que circula por nuestra sangre.

¿Qué síntomas produce el SAOS?

Los síntomas más comunes son los ronquidos y pausas en la respiración durante el sueño. Frecuentemente se asocian con somnolencia diurna pudiendo suponer un factor de riesgo para tener accidentes al conducir o en trabajos que precisen destreza y concentración.

Debido a los numerosos cambios que se generan por la disminución de la saturación de oxigeno en sangre pueden existir dolores de cabeza, irritabilidad, deficit de atención, depresión, aumento de peso, disminución de la líbido, aumento de las ganas de orinar durante la noche, fatiga, reflujo gástrico, bruxismo… y multiples cambios metabólicos.

Como consecuencia de la Apnea obstructiva pueden aparecer alteraciones cardiacas e hipertensión, accidentes cerebrovasculares, diabetes…

¿Cómo se diagnostica el Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño?

El diagnóstico del SAOS y la determinación de su severidad requiere de un estudio del sueño tanto en hospital o de manera ambulatoria y de un análisis por parte de un especialista, que en conjunto con un equipo multidisciplinar, llegarán aun diagnóstico preciso en cuanto al tipo de apnea obstructiva del sueño, localización y severidad de la obstrucción que provoca la enfermedad.

¿Cómo se trata el SAOS?

Muchos pacientes pueden beneficiarse con una serie de medidas generales: evitar el exceso de peso, dormir de lado (evitar dormir “boca arriba”), evitar los sedantes y evitar el alcohol en la cena.

El CPAP es el tratamiento mas común en apneas severas, o en aquellas con problemas asociados como la somnolencia y las cardiopatías. Este tratamiento consiste en el uso de una mascarilla nasal o facial que una vez bien adaptada de forma individual junto a una máquina que fuerza la entrada de aire en los pulmones, disminuye los episodios de apnea y con ello la sintomatología asociada.

Los dispositivos o férulas de avance mandibular son unos aparatos que avanzan la mandibula para ampliar el paso de aire por el cuello. Son muy útiles en pacientes con apneas leves o moderadas y en aquellos casos en los que los pacientes no se adaptan al uso del CPAP. Estos dispositivos, además, tienden a disminuir los ronquidos.

Las intervenciones quirúrgicas como la cirugía ortognática de avance bimaxilar, modifican las relaciones anatómicas y el funcionamiento de los tejidos blandos, favoreciendo así el paso de aire y reduciendo o eliminando la apnea.

¿En que consiste el tratamiento con dispositivos de avance mandibular?

Una vez diagnosticada la apnea obstructiva del sueño y su severidad se pueden utilizar estos dispositivos para mejorar la respiración durante la noche. Para ello la boca debe estar sana o sin problemas en las encías o los dientes y con unos músculos y articulaciones sin problemas funcionales.

Inicialmente, se puede realizar un aparato reprueba para comprobar los efectos, mediante el uso de unos dispositivos sencillos que miden el pulso y el oxigeno en sangre durante la noche. Si es eficaz, se realizará el definitivo. Para llevarlo a cabo solo se necesitan unos modelos de la boca y un registro de la mordida en una posición concreta.

Como todo tratamiento médico, los DAM pueden producir molestias aunque, habitualmente, son poco importantes. Consisten en dolor de la zona mandibular (ATM) y en una excesiva salivación. Ocasionalmente pueden producirse desplazamiento de piezas dentarias o cambios en la oclusión o forma de morder, y en algunos casos estos cambios son irreversibles.

Por ello, todo este proceso debe ser diseñado, realizado, supervisado y mantenido por un odontólogo especialmente formado en medicina dental del sueño.

Tratamiento del Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño en Valladolid

En la Clínica Dental Galván Lobo estamos formados en trastornos obstructivos respiratorios del sueño, su diagnóstico, tratamiento y seguimiento tanto en edad adulta como infantil.

Para cualquier consulta sobre el síndrome de apnea obstructiva del sueño puedes ponerte en contacto con nosotros a través de nuestro correo electrónico info@clinicadentalgalvanlobo.com o llamando al teléfono 983335566.

Queremos ayudarte.

Vídeo informativo de la SEPAR ( Sociedad Española de Pulmón y Aparato Respiratorio)