La sedación dental es una solución para eliminar la ansiedad y el miedo al dentista.

Extremadamente útil, los pacientes pierden el miedo cuando tienen que ser sometidos a cualquier tratamiento dental si saben que no van a sentir dolor al estar sedados. Se estima que el 15% de los españoles tienen miedo al dentista (odontofobia) y es el motivo por el que retrasan las visitas o simplemente no acuden al dentista . Prefieren soportar dolor, infecciones, daños en los dientes antes de pisar una clínica dental, y cuando lo hacen sufren aún más por el pánico que sienten.

La sedación dental utiliza procedimientos para proporcionar una experiencia más relajante al disminuir la percepción de lo que ocurre , desciende el estres y la ansiedad y la sensación del tiempo que ha durado la intervención haciendo que el recuerdo de la misma sea más placentero y agradable.

La ansiedad se puede atribuir a experiencias pasadas negativas, miedo al dolor, malestar extremo producido por los sonidos y olores de la clínica dental, náuseas, por la sensación de perder el control…son muchas y muy variadas las causas. Por eso cualquier método que disminuya la ansiedad favorece la realización de tratamientos más cómodos y eficaces con un mejor resultado final

Existen varios tipos diferentes de sedación dental que van desde:

  • sedación mínima simplemente reduce la ansiedad, estás relajado pero totalmente consciente
  • sedación moderada, estarás despierto, no serás totalmente consciente del procedimiento y es posible que más tarde no lo recuerdes.
  • sedación profunda (estarás al borde de perder la consciencia o ligeramente dormido, no tienes recuerdos de lo sucedido, pero respondes a estimuos.
  • anestesia general, donde estarás completamente inconsciente (odontología hospitalaria).

Tipos de sedación dental: 

  • Sedación inhalada

Este es el tipo de sedación dental es con el que la mayoría de la gente está más familiarizada. El óxido nitroso se inhala a través de una máscara que se coloca sobre la nariz. No perderás el conocimiento ni te dormirás, simplemente te sentirás mucho más relajado durante todo el tratamiento dental. El óxido nitroso es seguro y el dentista utiliza máquinas que ajustan la cantidad de gas que recibe durante el procedimiento impidiendo que la dosis sea peligrosa o tóxica

Los pacientes se recuperan muy rápidamente después de que se les quita el gas e incluso pueden conducir a casa después de una cita transcurrido un mínimo tiempo de recuperación. Es efectivo y extremadamente seguro, se puede utilizar en niños.

  • Sedación oral

La sedación oral varía de mínima a moderada, dependiendo de la cantidad de medicamento que se prescriba antes de la cita. Con ella, algunos pacientes pueden incluso quedarse dormidos ligeramente durante el tratamiento, aunque será muy fácil despertarlos. La sedación oral relaja y reduce la sensación de dolor.

Dado que un sedante oral causa somnolencia, si se elige este método de sedación dental siempre hay que organizar el transporte hacia y desde la clínica dental.

  • Sedación intravenosa

Menos común es la sedación intravenosa que provoca una sedación profunda, por lo que el paciente que recibe este tipo de sedación dental estará al borde de la conciencia o ligeramente dormido.

Una ventaja de la sedación intravenosa es que se administra por vía intravenosa directamente en el torrente sanguíneo. Los pacientes reciben esta sedación una vez que se encuentran ya en la clínica y sentados en el sillón dental. Hace efecto de manera muy rápida y, además, el médico especialista en anestesia, anestesiólogo o anestesista, puede ajustar la cantidad de sedación durante la cita, según considere necesario.

Los pacientes que eligen este tipo de sedación necesitarán ayuda para llegar a casa y no deben conducir inmediatamente después del tratamiento. Aunque los efectos pueden no durar tanto como un sedante oral, el medicamento de un sedante intravenoso permanecerá en el torrente sanguíneo durante algunas horas, por lo que los pacientes deben tenerlo en cuenta.

  • Anestesia general

Este tipo de sedación dental hará que el paciente se encuentre inconsciente durante todo el procedimiento. Los pacientes no se pueden despertar fácilmente y pueden necesitar otro medicamento para despertarse o necesitarán varias horas para que desaparezca el efecto de la anestesia.

Es un tipo de sedación que generalmente sólo ofrecen los especialistas en sedación dental y está reservado para pacientes con ansiedad dental extrema, que son resistentes a otros sedantes o que requieren una cirugía oral extensa. Este tipo de sedación también requiere que un anestesiólogo controle los signos vitales durante el procedimiento y que se haga en medio hospitalario.

En nuestra clínica dental en Valladolid Galván Lobo nos esforzamos por asegurarnos de que todos nuestros pacientes se sientan cómodos. Nuestra atmósfera relajante, combinada con nuestro personal profesional y amable, ha ayudado a cientos de pacientes a sentirse más cómodos cuando acuden al dentista. Contamos con sistemas de sedación y especialistas en anestesia que tanto a nivel ambulatorio u hospitalario planificarán la forma más indicada para que puedas acceder al mejor tratamiento reduciendo tu miedo, ansiedad o estrés.

Si deseas más información sobre sedación dental, estamos a tu disposición en la Acera Recoletos, 12, 1º A y en la calle Gamazo, 28 (Valladolid)o nos puedes contactar en el teléfono 983335566,  whatsapp 620 101 070, o a través del correo electrónico info@galvanlobo.com.

Estaremos encantados de poder ayudarte.